viernes, 12 de febrero de 2010

OPOSICIONES DE MIERDA


NOTA: Si entras en este blog a aprender algo de griego, no leas esta entrada. Es una simple excusa para liberar el exceso de bilis.


Se convocan para este año oposiciones en el País Vasco y, como cantan los griegos, ο κοσμάκης τα έχει χάσει. Ahora bien, si esto es verdad, no es menos cierto que los simpáticos e inoperantes burócratas organizadores τα έχουν χέσει pero bien...

Entiendo que no existe una necesidad real de sacar las tres o cuatro plazas de griego que han salido, que todos son pactos, prepactos y postpactos gobierno-sindicatos y demás. Pero aún así, ¡Cuál no ha sido mi sorpresa al enterarme que no (repito, NO) se exige conocimiento de griego o latín para ser funcionario en una plaza de profesor de secundaria de griego y latín! La prueba de traducción con y sin diccionario ha sido eliminada y el examen consistirá en un examen teórico sobre temas de esos que damos en clase todos los días: la pervivencia del locativo en el griego clásico, el acusativo desde el indoeuropeo al griego de Plotino, fonética (tema siempre apasionante) histórica del griego, la subordinadas finales en pseudo-Plutarco y demás CHORRADAS filológicas.

Y lo que más de jode de todo es que yo encima indignadísimo y la gente como unas castañuelas. Yo con mis filípicas de seminario en plan "quousquetandem..." y ellos “De maravilla, oye, que yo no abría un libro de griego desde que me licencié” y “¡Jo, si tengo que traducir Tucídides ahora... !” Y de mientras, se abre la veda para que se apunten quien quiera (cosa que ya está pasando, lo sé de buena tinta)... total, es una plaza de griego, no vale para nada, cualquiera puede darlo. Ahora bien, cuando esa gente saque la plaza ¿se pondrá e estudiar griego otra vez? ¿Se dedicará a seguir fusilando el Berenguer Amenós?... y luego nos quejamos, claro.

Pero vamos a ver, ¿será que soy yo muy listo y he llegado a comprender –gracias a alguna inexplicable epifania iluminadora- que un profesor de griego tiene que saber griego porque la finalidad de la asignatura de griego es aprender griego? ¿Será que esta gente no se entera de nada en sus burocráticos chiribitiles y funcionarias excelsitudes? Si existiera un verdadero interés por la asignatura y la calidad del profesorado ¿no se debería exigir lo primero un buen conocimento de la materia a impartir? ¿O tan raro suena en este país de m....a en que vivimos la afirmación de que un profesor de griego debe saber griego? ¿Tan inútil consideran el griego estas camarillas que ya ni lo exigen en una oposición de griego?

Ahora que lo pienso ¿No será precisamente eso lo que quieren, hundir las lenguas clásicas en la educación secundaria? Fíjate que va ser eso, que van a ser ellos los listos y yo el tonto...

Que les den a todos.


.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Pero piden Vasco, no?

A lo mejor quieren dar el griego y el latín enseñando íbero (servidor es bastante vascoiberista)...

cmaguirre dijo...

Eres el mejor, Ζήτω.

Pienso exactamente igual que tú, pero no tuve los cojones para decirlo con tanta claridad, la verdad.

Cuando me enteré de que no había examen práctico me quede horrorizado. Lee aquí para ver la discusión en la red de Castilla la Mancha Clásica.

Lo peor de todo es que, además, con estudiarte 10 temas, tienes un 60% de probabilidades de que te toque uno de ellos.

Yo creo que casi mejor que les hubieran adjudicado directamente la plaza a los interinos "históricos", y punto.

Como bien dices: una mierda.

cmaguirre dijo...

Hasta hay una maquinita para calcular la probabilidad de que te toque un tema de los que has estudiado -imaginate uno de historia que decide estudiarse sólo los temas de su especialidad que, por lo que yo recuerdo, eran bastantes...

http://www.csi-csif.es/clm/mod_ense-probabilidad2010.html

Tό ψάρι από το κεφάλι βρομάει!

Iaenus dijo...

Sólo darte ánimos, desde que acabe en el 1998, pensamientos parecido fueron recurrentes en mi mente. Pero "con el tiempo y una caña, todo cae"

Fernando dijo...

Desde Alicante todo mi apoyo!! Me quedo sin palabras, de verdad, sin palabras! hasta donde...? Y ahora pregunto yo ¿Dónde está el Departamento de Filología Clásica? ¿Dónde están las distintas sociedades -SEEC, SELAT,...-? Eso es inconcebible!!!! Es en estos casos en los que tu grito debería estar acompañado de una reivindicación mediática, oficial y escandalosa!!!!!
Yo también me desahogo!!
Un abrazo!!!!

Ramon Torné Teixidó dijo...

Para enseñar griego, o latín,o inglés... no piden que sepas ni griego, ni latín ni inglés.

Al profesor no le piden que sepa la materia pero al alumno se la exigen en las PAU: una gran incoherencia.

En el fondo, lo que hay en juego es un sistema de organización educativa basado en estas palabras mágicas: "autonomía de centros".

Aunque el centro en cuestión tenga un profesor de griego es perfectamente posible (y "legal") que no imparta griego. Más todavía si es un incomptetente en la materia.

En las oposiciones para plazas de matemáticas no se le pide al aspirante que sepa resolver problemas, ni tampoco en Física y química, etc. Es para denunciarlo al defensor del pueblo, hasta el TC. Más todavía cuando hay sucios "pactos" de carácter político-sindical por debajo de la mesa.

Esta práctica es habitual en las universidades españolas desde hace decenios, y decenios... Así nos va.

planseldon dijo...

Tiene razón Ramón, Sito. El horror no solo afecta a nuestras disciplinas, sino a todo el sistema educativo. Con estas oposiciones amañadas cualquiera se puede sacar una plaza de lo que sea. Basta con empollarte una docena de temas de los más generales, y tú mismo podrías ser profesor de música o de biología ¿qué tal?

Ramon Torné Teixidó dijo...

Lo que no hay que hacer es dejar de estudiar y prepararse. Es cierto que el profesor que sabe y domina la materia resulta molesto. Es incómodo sobre todo para los gurús del sistema educativo, que intelectualmente no pasan de la mediocridad y que tapan sus vergüenzas impidiendo a la comunidad vea lo que son. El enchufismo está a la orden del día. Y los "dueños" de instuciones educativas y culturales se aferran ahí, ¡y de qué manera!

Sito Yelás dijo...

Gracias a todos por los comentarios y muestras de apoyo. Para mi es muy importante ver que existen otras personas que tambien se indignan con este tipo de cosas - aunque la situacion no tenga solucion, da igual- porque, de verdad, a veces me siento como el unico marciano que se cabrea con cosas que, al parecer, son de lo mas normales para los que me rodean.

Lo peor de todo es comprobar por lo que decis que en el resto de las comunidades y asignaturas pasa lo mismo. Patetico.

Pero aunque el licenciado en Hstoria de turno acabe dando griego, yo pienso seguir esforzandome todos los dias para mejorar mi formacion e intentar algo nuevo en esto del griego. ¡Con nosotros no van poder, que leches! :)

Anónimo dijo...

¿Será que cada año hay menos profesores de latín y griego y lo que cuenta es tener el cupo cubierto, sea con quien sea? Y tal como está el sistema de oposiciones desde la época de las cavernas, donde lo que cuenta es ser un loro con mucha memoria...da igual la experiencia que tenga el aspirante en ese mismo puesto de trabajo...en fin, lo de siempre.

Iohannes Dei dijo...

Me alegra haber encontrado un espacio en internet donde puedan leerse cosas de tal índole. Soy profesor de griego de Murcia, llevo años mostrando mi disconformidad con el sistema actual de oposiciones, y MÁS AÚN ÉSTE que permite en la COMUNIDAD AUTONOMA DE LA REGION DE MURCIA, al no existir un examen práctico, NO SÓLO QUE PERSONAS QUE CARECEN DE LA TITULACIÓN DE FILOLOGÍA CLÁSICA ACCEDAN al examen, SINO TAMBIÉN que pueda obtenerse una plaza con un CERO en el examen teórico de la especialidad.
Y como FERNANDO (más abajo) se pregunta ¿DÓNDE ESTÁN ESAS ASOCIACIONES DE DEFENSA DEL GRIEGO Y EL LATÍN? En Murcia además tenemos al AMUPROLAG, del que podría decirse Mucho Ruido y Pocas Nueces, si no nos fallara también lo del Mucho Ruido.l

Cáer Ibormeith dijo...

100% contigo Sito y felicidades por el pedazo de blog que tienes.

Anónimo dijo...

No estoy para nada de acuerdo con el otro "Anónimo" -normalmente firmo mis comentarios, pero puesto que respondo a un Anónimo, anónimo me presento yo también- cuando dice "donde lo que cuenta es ser un loro con mucha memoria...da igual la experiencia que tenga el aspirante en ese mismo puesto de trabajo.."

En los exámenes con ejercicio práctico lo determinante siempre ha sido la traducción sin diccionario que, por cierto, la mayoría de los opositores "de muchísima experiencia" -experiencia en presentarse a oposiciones sin conseguir plaza, diría yo- dejaban en blanco o llenaban de disparates.

La experiencia en el aula debe contar, pero solo hasta cierto punto. Lo determinante en una oposición debe ser el conocimiento de griego -o latín- y eso se demuestra en la traducción sin diccionario, donde, obviamente, la memoria no cuenta para nada.

Anónimo dijo...

Último Anónimo, me refería a ser un loro parlanchín cuando no hay práctico. Y la experiencia de mucho años debe contar, claro que sí, que luego sacan praza novatos a los que los chicos se les suben a las barbas. Una cosa es ser un disco duro reproductor y otra dar clase de verdad y afrontar otros retos que hay actualmente en las aulas, porque hay quienes consiguen plaza y piensan que los chicos van a estar callados aguantando la típica clase magistral que hace poco han visto en sus profesores universitarios.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo en que se presenta cualquiera: en las listas de admitidos, de los diez admitidos ocho son de filología clásica. No sé si los otros dos serán de historia, de filosofía, de matemáticas o de inglés.

r dijo...

En Canarias ya pasó esto en las últimas oposiciones (2008) y me pareció algo vergonzoso. Tienes toda la razón en lo que dices y te envío todo mi apoyo moral. Ánimo y suerte.

Ricardo dijo...

Perdón, el del comentario firmado con una "r" (por error) soy yo. Un fuerte abrazo, Sito.

chiti dijo...

yo soy una de las opositoras a esas plazas y soy de filología clásica. De todas formas, no creo que el hecho de dominar una asignatura a nivel universitario sirva para dar clase. Me parece que ser profesor de lo que sea va más allá de los conocimientos, aun siendo importantes, sino que tu capacidad de tranmitir esos conocimientos es bastante más importante. Me ha tocado muchas veces dar clase de cosas que no son mi especialidad y homestamente creo que lo he hecho baastante bien aun no siemdo especialista en ello. un saludo a todos

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón del mundo. Yo soy de Filosofía y a nosotros nos pasa lo mismo. Parece que no hace falta entender el pensamiento de Aristóteles o Kant para poder explicarlo. ¡Y mucho menos saber algo de lógica! Insisto, tienes toda la razón del mundo. ¿Cómo es posible hablar de la calidad de la enseñanza en este país si hay sociólogos (psicólogos, antropólogos, licenciados en derecho y demás titulaciones de la rama de ciencias sociales) explicando Filosofía? Mi solidaridad con el gremio de los filólogos clásicos,tenéis todo mi respeto y admiración.

Sito Yelás dijo...

Gracias por el apoyo, Anónimo. con opiniones así igual no todo está perdido, no sé...

Sito Yelás dijo...

Hola , Chiti, muchas gracias por tu comentario. Estoy contigo en lo de que lo más importante es saber transmitir los conocimientos. Por eso, mucho me temo que los examinadores no van a poder apreciar tus capacidades didácticas. Al fin y al cabo, el examen consiste en memorizar una serie de temas teóricos que no tienen nada que ver con nuestra actividad docente diaria. ¿Quién tiene más posibilidad de sacar la oposición un mal profesor con buena memoria o uno bueno con mala? ... pues eso.

También estoy de acuerdo en lo del nivel universitario. Es más, incluso añadiría que “el nivel universitario” es lo primero que hay que evitar en clase. Me río yo del sistema universitario de leer a Tucídides con una bilingüe, memorizar la traducción y luego decir (y lo que es peor, pensar) que saben leer Tucídides en griego. Si encima se especializan en las partículas en Homero o algo así, ya son unos eruditos del griego. Y que nadie me cuente milongas porque lo he visto, lo he hecho y he sacado así la carrera. Entiendo que se pueda dar el pego a los que no saben griego, pero cuando dos filólogos clásicos se encuentran deben ser como esos augures de los que habla Cicerón que no pueden evitar reírse. En el caso nuestro es reír por no llorar, claro. Es como vivir en el país de la piruleta... hasta que me dije un día “mira, tío, vuelve a empezar de cero porque no tienes ni puta idea de griego”. El sistema gramática-diccionario es una falacia. Te animo a leer el siguiente artículo, donde se explica más claro:

http://erasmusreloaded.blogspot.com/search/label/La%20gran%20estafa%20de%20la%20Filolog%C3%ADa%20Cl%C3%A1sica

Así que, no se necesita “nivel universitario” para ser un buen profesor de griego, sino todo lo contrario: saber griego. Eso y, como dices, ser un buen profesor. Las dos únicas cosas que -¡curioso!- no se necesitan para aprobar esta oposición.

Un saludo y suerte con el examen.

Anónimo dijo...

Chiti:

Lo más importante no es transmitir conocimiento, en absoluto, lo importante es proporcionar:

1. Interés.
2.Herramientas para poder conducirlo.
3.Una base, ahora sí, un conocimiento, en el cual estas herramientas tengan un sentido.

Por ello es fácil concluír que una persona que estuvo cinco años calentando silla en un aula de filología o uno de historia, ambos tipos de personas que serían incapaces de leerse y entender un discursillo de Cicerón, no deberían ni pueden dar clase de latín o griego. Bueno quizá poder puedan pero no es una clase ni de latín ni de griego, es un aborto, un insulto, un enseñar las partes del teatro, un asco, una carallada que diríamos aquí, y espero que... tampoco voy a desearle mal a nadie.
Aperta
Paco, estudiante de 5 de carrera en Santiago de compostela.